Un desierto de sal con cactus gigantes y un lago azul casi transparente

0
344

Por una carretera de tierra dibujada en línea recta que se pierde hasta el infinito llegamos a Uyuni, lugar de concentración en aymara. Y es que Uyuni, a poco más de 500 kilómetros de La Paz, pareciera estar de camino al fin del mundo. Antes un centro importante por la minería y el comercio, Uyuni ahora sobrevive gracias al turismo.

0_7037d_36ca8c8_XXL

El paisaje es desolador, en diez horas de camino encontramos cinco personas y una decena de casas como mucho. Lo cual no deja de ser inquietante, preferimos no pensar qué pasaría si se arruina el bus. ¿Cuánto tiempo tendremos que esperar hasta que aparezca alguien a rescatarnos? Vamos a la aventura, decidimos no pensar en las eventualidades.

0_7037e_e52a791c_XXL

En Uyuni contratamos un paseo por el salar. Salimos antes de las siete de la mañana, sabemos que estamos cerca por el resplandor, es tan intenso que sin lentes oscuros te arden los ojos y corres el riesgo de lesionarte la retina. Es época de lluvias, estamos en enero, en silencio contemplamos como todo se duplica en la superficie salada, el cielo, las nubes, los turistas, nosotros.

0_7037f_bccd7ae_XXL

El salar de Uyuni es el desierto de sal más grande del mundo, con una extensión de 12 mil kilómetros cuadrados, 10 mil toneladas de sal, y más de cien toneladas de litio. En el salar también hay cactus gigantes de más de diez metros de altura, una colonia de flamencos en noviembre, y la puya raimondi, una flor pariente de la piña que florece cada cien años.

0_70380_c5c6d823_XXL 0_70381_2900ebe_XXL

Al noroeste de La Paz está el Lago Titicaca, un lugar magnífico para pasear por el día, y una visita algo más demorada si se dispone de un fin de semana en el lago navegable más alto del mundo. Con un día el tiempo alcanza para dar un paseo en una lancha a motor y comer trucha a la plancha con salsa picante acompañada de vino blanco.

0_70382_b75f2e22_XXL

Nosotros decidimos quedarnos más tiempo en el lago. Luego de atravezar el estrecho de Tiquina llegamos a Copacabana. Un día lo dedicamos a pasear por el pueblo, visitamos el mercado, la iglesia de la virgen de Copacabana, y probamos pasankalla, tostado de maíz blanco con azúcar. El segundo día visitamos la Isla del Sol y la Isla de la Luna, a la vuelta nos subimos en unas balsas de totora. Hace calor y el sol quema, pero nadie se anima a lanzarse al agua helada, de un azul transparente como el cielo.

0_70383_ba33f5ef_XXL 0_70384_a9c28324_XXL 0_70385_ead5ee20_XXL 0_70386_10561653_XXL 0_70387_7f562483_XXL 0_70388_5221abe_XXL 0_70389_6ea361f5_XXL 0_7038a_34ab4d2c_XXL 0_7038b_1ff472a1_XXL 0_7038d_d5b97f4a_XXL 0_7038e_62d43314_XXL 0_7038f_fd5258a8_XXL 0_70390_7b614918_XXL 0_70391_f5b6b59c_XXL 0_70392_ce4e04c1_XXL 0_70393_f5029140_XXL 0_70394_fbdf7bda_XXL 0_70395_12b332e4_XXL 0_70396_8b694ed6_XXL 0_70397_980a654a_XXL 0_70398_dd23d8ab_XXL 0_70399_349369d9_XXL 0_7039a_684f3aa1_XXL 0_7039b_3cfbfdd7_XXL 0_7039c_f6c7259b_XXL 0_7039d_6dea6fdc_XXL 0_7039e_205310b4_XXL 0_7039f_5660b6e3_XXL 0_703a0_6db548a2_XXL 0_703a1_96635ef7_XXL 0_703a2_9e6dba70_XXL 0_703a3_35951db_XXL 0_703a4_74deb4e_XXL 0_703a6_f4e026e2_XXL 0_703a8_a078b770_XXL 0_703aa_2219b598_XXL 0_703ac_1e8a215f_XXL 0_703ae_30688c73_XXL 0_703b0_5153ccf7_XXL 0_703b2_f2eeaa19_XXL 0_703b3_25d9189c_XXL 0_70436_b2cd57b4_XXL 0_703b7_24d1788d_XXL 0_703b9_3599e067_XXL 0_703ba_5344a48b_XL 0_703bc_56538bcb_XXL 0_703be_c9577814_XXL 0_703c0_44c68d40_XXL 0_703c4_b955cda1_XXL 0_703c6_d5dd3bb8_XXL 0_7037c_2c619d57_XXL0_703bf_cbe00738_XL

¿Qué opinas de de esto? Comparte un comentario!

comentarios