Friday, October 7, 2022
spot_img

Lo último

¿Darwin mató a Dios? Un debate sobre la tumba de Charles Darwin

Comparte esta publicación con tus amigos

… y a su vez un debate que no lleva a ninguna parte, eso si atendemos el hecho principal de que no es un hecho justificadamente debatible en términos ni religiosos ni racionales, tal como este viejo debate que iniciamos hace ya un tiempo.

Leyendo el Guardian inglés me topé el jueves pasado con una reseña de un debate llevado a cabo en la Abadía de Westminster el día 12 de este mes que tenía como consigna la que aparece en el títuo: ¿Darwin mató a Dios? La crónica es buena, y hasta el debate lo es, pero en cuanto a conclusiones, seguimos vacíos.

Debatieron en la famosa abadía del lado de los ateos Steve Jones, profesor de genética en la Escuela Universitaria de Londres y Nancy Rothwell, profesora en la Facultad de Ciencias de la Vida de la Universidad de Manchester. En el otro bando, el religioso, Robert Winston, experto en fertilidad y profesor de ciencia y sociedad del Colegio Imperial, y Denis Alexander, director del Instituto Faraday para la Ciencia y la Religión.

No es momento de comentar episodios puntuales del debate, pues de hecho el desarrollo de la temática es sencilla y prominentemente aburrido. Sin embargo, vale la pena aprovechar este domingo para reflexionar un poco sobre la cuestión.

¿Darwin mató a Dios o Dios mató a Darwin? La pregunta vale si pensamos en que la tumba de Charles Darwin se encuentra justamente en el lugar físico de este debate, centro número 1 de la religión protestante: la Abadía de Westminster.

En cuanto al debate en sí, las conclusiones no fueron sólidas, si es que las hubo. Aparentemente en lo único que concuerdan los expertos es en el rechazo al diseño inteligente, tanto desde la óptica cristiana como de la darwiniana. Por el resto de las cosas, Dios y Darwin parecen hablar idiomas diferentes.

Resulta tentador esgrimir algunos argumentos propios del darwinismo para dar vuelta la cuestión y concluir que la religión se sumió ante el darwinismo de forma irreversible. Sin embargo, poniéndome antropológico puedo decir que la religión se basa en un sistema de valores irracional, en el que la racionalidad científica no tiene lugar, y por lo tanto los argumentos evolucionistas son harina de otro costal. Pero esto no sería más que simplificar 150 años de historia en un irrelevante post de un blog que está igual de lejos de Dios que de Charles Darwin.

Por lo pronto, baste considerar a Dios y a Darwin como construcciones sociales que viven en naciones, épocas e historias diferentes, con inconciliables lenguas, monedas de cambio y sistema de valores, uno irreductible al otro, y por lo tanto con la necesidad de coexistir hasta que aparezca un tercero en discordia. Dejo abierto el libro de comentarios para que opinen del asunto, comentarios que me interesa mucho leer.

Compártelo!

Comparte esta publicación con tus amigos:

Latest Posts

spot_imgspot_img

Síguenos en las redes sociales

No te lo pierdas

Suscríbete

Suscríbete al boletín de y recibe las últimas y mejores Curiosidades.