Friday, October 7, 2022
spot_img

Lo último

Investigando el mito de Newton y la manzana

Comparte esta publicación con tus amigos

Una de las historias científicas más difundidas del mundo entero es sin lugar a dudas la de Isaac Newton y la peculiar manera en la cuál concibió su famosa teoría de la gravitación universal, un enunciado que 200 años después, continúa sin ser refutado.

Nuestros profesores de historia y de física nos hablaron de una prodigiosa manzana que en una tarde soleada, cayó sobre la cabeza de un pensativo científico y mientras éste se recuperaba del golpe, dio en meditar acerca de los principios que dieron origen a tal desdichado suceso y a partir de allí, logró enunciar no sólo la manera en que ese preciso fruto cayó desde el árbol, sino también, por qué cualquier cuerpo es atraído por la superficie terrestre.

Un consejo aplicable en la vida cotidiana: cuando alguien nos cuenta una historia increíblemente azarosa que da origen a una gran revolución en materia del pensamiento, yo desconfiaría. Hay muchos locos y poetas sueltos que gustan de dotar de interés literario a las hazañas que no por interesantes e importantes son divertidas y fascinantes.

Veamos el caso de la historia de Newton. En primer lugar, no existe documentación alguna al respecto. Nadie jamás, en la época de Newton, escribió nada acerca del suceso de la manzana, ni siquiera el propio Newton. El primero en hacerlo fue un tal John Conduitt, 60 años después de que supuestamente sucediera el evento.

Aún suponiendo que Conduitt no tuvo la intención de modificar la realidad por maldad, puede que su intención fuera la de crear una metáfora que ilustrara la idea de la gravedad para un público menos inteligentes que él. Llaman la atención la vaguedad con la que hace referencia al hecho y de qué manera lo utiliza después para ejemplificar la propia teoría al más básico nivel.

Quizás la inspiración de Newton no haya sido una manzana que cae en su cabeza mientras descansaba en un parque, sino montañas y montañas de apuntes sobre su escritorio y una nube de fórmulas matemáticas en pequeños trozos de papel, en una fría habitación, luego de años y años de estudios ininterrumpidos sobre el movimiento de los cuerpos.

Comparte esta publicación con tus amigos:

Latest Posts

spot_imgspot_img

Síguenos en las redes sociales

No te lo pierdas

Suscríbete

Suscríbete al boletín de y recibe las últimas y mejores Curiosidades.