Saturday, October 1, 2022
spot_img

Lo último

La verdad de los círculos de las cosechas

Comparte esta publicación con tus amigos

Algunas personas aún creen que los círculos son realizados por granjeros aburridos o empresas de publicidad sin escrúpulos. Pero en el fondo todos sabemos que la verdad está ahí, ahí, ahí afuera.

Desde los libros hasta las series de televisión y películas, la idea de estos espacios en el suelo fértil ha ido situándose en la cultura del misterio, y nada más lejos de la realidad

Un fenómeno que provoca perplejidad, deleite e intriga entre muchas personas, una forma de vida para algunas. De vida como de verdad, la verdad que intentan hallar bajo los círculos de cultivo va mucho más allá de la propia fantasía que estos han desplegado.

Situados principalmente, y en un principio, en Reino Unido, sobre todo en zonas del suroeste del país. Desde hace algunas décadas estas formas en la tierra han aparecido en otras partes del mundo. No son señales alienígenas ni del más allá, no es la tierra hablándonos, o sí, pero cómo surge el diálogo. Desde los libros hasta las series de televisión y películas, la idea de estos espacios en el suelo fértil ha ido situándose en la cultura del misterio, y nada más lejos de la realidad.

Aunque algunos “cereólogos”, como se conoce según ‘Pacific Standard’ a sus fans, no lo crean, los círculos de cosecha existen de otro modo al esperado por esa cultura popular moderna, y hay registro de ello, así como de su relación con los seres humanos, pero tal vez no sea suficiente.

image-26

El demonio en el centro

Un grabado en madera de 1678 es la prueba más antigua que se conserva. En ella, la imagen parece mostrar un campo de tallos de avena dispuestos en círculo, como muestra ‘The Independent’. Si bien es cierto que ‘The Mowing Devil’, como se titula la obra, ilustra una leyenda folklórica entre un granjero inglés invocando al diablo frente a un trabajador. En medio de ese antiguo círculo se encuentra el mismo satanás, con su cola y sus cuernos sosteniendo una guadaña.

image-30

Más allá de ello, los primeros círculos de cultivos reales no aparecieron hasta la década de 1970 en la campiña inglesa. El número y la complejidad de los círculos aumentaron entonces sin parar hasta las décadas de 1980 y 1990, cuando se produjeron círculos cada vez más elaborados, como explica artículo de ‘Nature’.

De aquella supuesta relación medieval con el diablo el asunto se tornó cosa de extraterrestres. Ocurrió a finales de los noventa, cuando el ahora conocido como Stonehenge asomó en el campo de Wiltshire. Para entonces ya se sabía que algunos círculos simples en la tierra podrían explicarse como resultado de un fenómeno meteorológico extraño, o a causa de los hongos, pero este demostraba un patrón de inteligencia. La duda lo condujo a convertirse en uno de los círculos de cultivos más famosos e importantes de la historia.

Teorías de todo tipo

De este lugar se dijo de todo, expuesto como un escenario mismo de contacto con el universo, se hablaba del círculo como una señal, que solo aparecía a determinadas horas y durante un tiempo también determinado, pero nadie aclaraba por qué.

Su forma, aquello era la clave, allí residían las respuestas reales e imaginarias. ‘Según National Geographic’, los entusiastas de los círculos de las cosechas han presentado muchas teorías sobre lo que crea esos patrones característicos, que van desde lo asombroso hasta lo absurdo. Una explicación en boga a principios de la década de 1980 era que los misteriosos patrones circulares se producían accidentalmente por la actividad sexual especialmente vigorosa de los erizos, según el ‘Washington Post’. Algunas personas han sugerido que los círculos son creados de alguna manera por patrones de viento localizados y precisos, o por campos de energía terrestres científicamente indetectables y meridianos llamados líneas ley, según Kent Heberling.

image-29

Si bien existen innumerables teorías, la única causa conocida y comprobada de los círculos en las cosechas son los humanos. Su origen siguió siendo un misterio hasta septiembre de 1991, cuando dos hombres confesaron que habían creado los patrones durante décadas como una broma para hacer creer a la gente que los ovnis habían aterrizado, según un artículo del ‘LA Times’.

Si bien la mayoría de los círculos de las cosechas ahora se atribuyen a los bromistas, los investigadores de los círculos de las cosechas todavía buscan datos acerca de aquellos que no se pueden explicar, “círculos de las cosechas genuinos”.

image-27

Todo era una broma

En 1991, los agricultores Doug Bower y Dave Chorley, confesaron su ser los autores de los misteriosos círculos al periódico local Today. Todo era una broma ideada al salir del pub Percy Hobbs de Winchester con unas pintas de más.

Mientras paseaban hablando de ovnis, Bower recordó que en Australia en 1966 había aparecido un círculo de hierba aplastada y se había atribuido al aterrizaje de un ovni.

Decidieron hacer lo mismo en su tierra natal y esperar callados. La imaginación de los demás hizo el resto. La técnica utilizada para hacer los dibujos sobre las cosechas era sencilla y rudimentaria.

Uno de ellos se quedaba en un punto fijo del terreno con una cuerda. Al otro extremo de la cuerda estaba el compañero que con la cuerda tensa, caminaba alrededor de su compañero dibujando un círculo de plantas tumbadas.

“A medida que pasaban los años, Bower y Chorley, hacían dibujos más complejos“

Aplastaba el cereal con los pies, apoyándolos en un tablón que sujetaba con las manos. A medida que pasaban los años, Bower y Chorley, hacían dibujos más complejos.

“Diseñaban figuras cada vez más llamativas no sólo para superarse en su arte, sino también para crear dolores de cabeza a los cerealistas, esa peculiar tribu que recorría la campiña a la caza de dibujos”, explica Gámez.

John Lundberg, el arte de los círculos de las cosechas

Uno de los alumnos más aventajados es el diseñador gráfico John Lundberg. Considera arte los círculos de las cosechas y todos los mitos y el folklore que los rodea.

Ha fundado Circlemakers, una empresa dedicada a hacer círculos en cosechas. Sus diseños son espectaculares, complejos y no siempre circulares. Algunos de sus trabajos se pueden ver en la película de ciencia ficción estadounidense Señales (2002).

Muchas empresas los usan para promocionarse. El grupo de música Korn organizó un concierto en un campo de cereal con el escenario situado en un círculo, el logo de la banda en otro y el público en otro. Y recientemente ha aparecido un círculo con el logo de Spotify.

image-28

Comparte esta publicación con tus amigos:

Latest Posts

spot_imgspot_img

Síguenos en las redes sociales

No te lo pierdas

Suscríbete

Suscríbete al boletín de y recibe las últimas y mejores Curiosidades.