Inicio Arqueología Nuestro cerebro está en deuda con las pelvis del Homo Erectus

Nuestro cerebro está en deuda con las pelvis del Homo Erectus

108

Uno de los rasgos que definen a nuestra especie es el tamaño del cerebro, considerablemente grande para lo que es el tamaño de nuestra anatomía. El cerebro de nuestra especie ha llevado a cabo cambios más que importantes a lo largo de nuestra evolución, y probablemente muchos de ellos (sobre todo los vinculados a su tamaño) se los debamos a las pelvis del Homo Erectus.

Un grupo de investigadores liderados por Scott W. Simpson del Departamento de Anatomía de la Escuela de Medicina de la Case Western Reserve University de Cleveland, Ohio han estudiado restos fósiles de un espécimen de Homo Erectus encontrado en Gona, Etiopía, el cual muestra características morfológicas que parecen estar asociadas al tamaño de nuestro cerebro.

Normalmente se había asociado las pelvis de Erectus con sus actividades de caza y de locomoción. El registro fósil siempre ha mostrado pelvis estrechas, las cuales permitían un desplazamiento más cómodo y en distancias prolongadas. Sin embargo, esta pelvis femenina estudiada demuestra lo contrario.

Mostrando una morfología muy diferente a la de sus pares, esta pelvis es considerablemente ancha, lo cual ha dado vía libre a la elaboración de una nueva hipótesis que liga directamente el desarrollo de la herramienta más importante de nuestra especie (el cerebro) a las pelvis del homo erectus.

La hipótesis que manejan los investigadores indica que las pelvis del Homo Erectus evolucionaron de tal manera que se fueron ensanchando para hacer posible el pasaje de cerebros de gran tamaño durante el parto. Ésta, además de ser una hipótesis revolucionaria y sugerente, nos pone en clara deuda con las pelvis del erectus.