Friday, October 7, 2022
spot_img

Lo último

Por qué no deberías dejar el cargador enchufado cuando no cargas nada

Comparte esta publicación con tus amigos

Aunque el termo eléctrico, el lavavajillas, la plancha o la lavadora son los que más consumen en nuestro hogar, podría parecer que dejar el cargador del móvil enchufado 24 horas, 7 días a la semana, no supone ningún gasto energético o económico considerable. Pero tenemos que ir más allá.

Hay muchas cosas cotidianas que a menudo dejamos enchufadas que podrían estar absorbiendo energía de la que ni siquiera nos damos cuenta, una de ellas es el cargador de móvil.

Uno de los mayores culpables del desperdicio energético se relaciona con lo que se denomina ‘energía vampírica’, donde los aparatos eléctricos siguen enchufados a la pared o al enchufe en cuestión todo el tiempo, pero no están en uso. Los cargadores de móviles son los mayores infractores en este delito y pueden costarnos nuestro dinero en el transcurso de toda una vida. No es una cantidad despreciable si miramos a largo plazo y si pensamos en los millones de cargadores que están desperdiciando energía en todos los hogares del planeta.

Otros dispositivos culpables de agotar nuestro efectivo, cuando están fuera de uso, incluyen portátiles, tabletas y lámparas de mesita de noche. Y es que, algunos dispositivos, como el adaptador de CA de nuestro teléfono inteligente, siguen suministrando energía incluso cuando la batería esté completamente cargada o no haya nada enchufado.

Como ejemplo, el consumo de un cargador enchufado sin cargar al año es de: 1,168 kWh. Y el gasto de un cargador enchufado sin cargar al año es de : 0,14 euros.

Si bien este tipo de consumo es muy majo, los dispositivos que nos dejamos puestos, incluso sin darnos cuenta, representan, en general, un gasto que al menos debemos tener en cuenta y controlar. Porque, como hemos reflexionado un poco más arriba, si sumáramos que todas las personas que utilizan móviles dejan el cargador enchufado sin cargar todo el día durante todos los días del año, estamos hablando de un derroche energético muy considerable; incluso podríamos hablar de que esa energía podría servir para satisfacer las necesidades energéticas de un país entero.

Los nuevos televisores, portátiles, y otro tipo de dispositivos absorben energía cuando no están en uso, por lo que, aunque es posible que un cargador de teléfono no absorba mucha energía por sí solo como hemos visto, cuando se combina con otros dispositivos electrónicos y todos los demás teléfonos de tu casa, podría aumentar una factura eléctrica considerable (y huelga decir el desperdicio de electricidad para nada).

Comparte esta publicación con tus amigos:

Latest Posts

spot_imgspot_img

Síguenos en las redes sociales

No te lo pierdas

Suscríbete

Suscríbete al boletín de y recibe las últimas y mejores Curiosidades.