Sunday, October 2, 2022
spot_img

Lo último

¿Por qué recordamos mejor los chistes malos?

Comparte esta publicación con tus amigos

  • Había una vez… truz.

Clásico, repetido e inmemorial es este patético y lamentable chiste viejo y malo a la vez, que innumerables veces ha sido contado sin gracia alguna y que merecería ser condenado al destierro. Sin embargo, prácticamente todos lo conocemos, tal como suele ocurrir con la mayoría de chistes malos ¿por qué?

Robert Provine, psicólogo de la Universidad de Maryland ha llegado al fondo de la cuestión estudiando el efecto de los chistes malos. Reconocido por estudiar el origen de la risa y sus manifestaciones, Provine ha dado con el clavo de la cuestión al respecto de por qué solemos recordar los chistes malos.

Al contrario de las piezas de música o la poesía, donde la repetición hace que la obra se fije en nuestra memoria, los buenos chistes están dotados de un componente de imprevisibilidad que es justamente lo que los hace buenos. Con los chistes malos, por el contrario, suele ocurrir lo opuesto.

Los gags fáciles y torpes son simples y previsibles, con un contenido de inmediatez que los hace fáciles de asimilar y retener, para así fijarse en nuestra memoria con mucha mayor solidez que una historia graciosa larga y con vueltas y giros inesperados.

Sin embargo, a pesar de fijarse mejor en la memoria y aparecer de forma recurrente en las reuniones sociales, los chistes malos no hacen reír a nadie.

Comparte esta publicación con tus amigos:

Latest Posts

spot_imgspot_img

Síguenos en las redes sociales

No te lo pierdas

Suscríbete

Suscríbete al boletín de y recibe las últimas y mejores Curiosidades.